¿Cómo enseñar responsabilidades a los niños?

Desde muy pequeños los niños pueden involucrarse en tareas “domésticas” adecuadas para su edad. Generando hábitos básicos que tengan que ver con sus propios deberes, los niños pueden ir adquiriendo poco a poco más responsabilidades en otros ámbitos. Inicialmente, que puedan cumplir con una rutina básica de la mañana y de la noche, es una buena preparación para, llegado el momento adecuado, empezar a asignar otras cosas. Dependiendo del modo de aprendizaje del niño, pueden resultar muy útiles los horarios visuales con imágenes de los deberes por cumplir, que incluso pueden tener opción de pegar y despegar, pues esto los motiva mucho. Algunos deberes básicos de la mañana pueden ser: hacer la oración, tender cama, bañarse, cepillarse dientes. De la misma manera, la rutina nocturna puede incluir recoger el desorden, ponerse pijamas, cepillarse los dientes, hacer la oración. Cada familia según su estilo. Luego ya podrán incluirse otros deberes como limpiar la mesa, barrer, poner la ropa en el cesto, ayudar a poner la ropa en la lavadora, barrer, regar plantas, lavar la loza, etc. Estas responsabilidades no son asunto de un día sino que son hábitos que deben generarse poco a poco y a lo largo del tiempo. ¡Los frutos no siempre se ven de inmediato!

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *